Cefaleas

Quien ha sufrido un dolor de cabeza puede dar testimonio de lo molesto e incómodo que es, pero aquellos que con frecuencia manifiestan cefaleas o migrañas se enfrentan a episodios que pueden ser realmente incapacitantes.

Según información publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cefaleas son dolores de cabeza recurrentes y se constituyen en uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso.

La prevalencia mundial de la cefalea, manifestada por al menos un episodio al año, alcanza el 50% en los adultos, mientras que la cefalea que se presenta 15 días o más cada mes afecta hasta a un 4% de la población adulta en el mundo.

Tipos de cefaleas:

Migraña o jaqueca

Es un tipo de dolor de cabeza cuya intensidad puede variar de moderada a severa, puede acompañarse de síntomas como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz y al sonido. En muchas personas, se siente un dolor pulsátil únicamente en un lado de la cabeza. Puede durar desde algunas horas hasta dos a tres días.

Suele aparecer en la pubertad y afecta principalmente a personas entre los 35 y los 45 años de edad. Su frecuencia es dos veces mayor en mujeres que en hombres debido a factores hormonales.

Está causada por la activación de un mecanismo encefálico que conduce a la liberación de sustancias inflamatorias y causantes de dolor alrededor de los nervios y vasos sanguíneos de la cabeza.

Cefalea tensional

En este caso es frecuente que el paciente describa que siente una banda de presión u opresión alrededor de la cabeza, que a veces se irradia al cuello o desde este.

Este tipo de cefalea a menudo empieza en la adolescencia y afecta más a las mujeres que a los hombres en una relación de 3:2.

Puede guardar relación con el estrés o con problemas osteomusculares del cuello.

Cefalea en brotes

Se caracteriza por episodios recurrentes y frecuentes (hasta varias veces al día), breves pero sumamente dolorosos, de cefalea y normalmente se concentran en torno a un ojo, que lagrimea y se enrojece; se acompaña de rinorrea u obstrucción de la fosa nasal del lado afectado, y el párpado puede estar caído.

Su prevalencia es muy baja, ya que afecta a menos de 1 en 1000 adultos. A diferencia de las cefaleas antes mencionadas, esta es más frecuente en hombres que en mujeres, con una relación de 6:1.

Generalmente se presenta a partir de los veintitantos años.

Cefalea por uso excesivo de analgésicos (cefalea de rebote)

Es un dolor persistente, opresivo y que suele manifestarse con mayor fuerza al despertar.

Su origen radica en el consumo crónico y excesivo de medicamentos para combatir las cefaleas. Puede afectar hasta un 7% de ciertos grupos de población, más a las mujeres que a los hombres.

Factores que pueden desencadenar una migraña:

Generales: Alimentación:
  • Abstinencia de cafeína
  • Cambios en niveles hormonales durante ciclo menstrual
  • Uso de píldoras anticonceptivas
  • Cambios en los patrones del sueño
  • Consumo de alcohol
  • Ejercicio u otro estrés físico
  • Ruidos fuertes o luces brillantes
  • Pasar por alto comidas
  • Fumar o exposición al humo
  • Estrés y ansiedad
  • Chocolate
  • Productos lácteos, especialmente ciertos quesos
  • Productos con glutamato monosódico (GMS)
  • Alimentos que contienen tiramina como vino tinto, pescado ahumado
  • Frutas (palta, plátano, frutos cítricos)
  • Carnes que contengan nitratos (tocino, salame, carnes curadas)
  • Maní, nueces y otras semillas
  • Alimentos procesados, fermentados, adobados o marinados

Qué podemos hacer:

El consejo de un médico es indispensable cuando se trata de encontrar la causa del dolor. En particular, es importante ver a un médico si no hay un desencadenante objetivo, los ataques de dolor persisten constantemente o están acompañados de impedimentos físicos.

Al mismo tiempo, puede tomar algunas medidas preventivas para enfrentar la situación, especialmente tomar en consideración algunos factores que predisponen a las migrañas.

IMPORTANTE: La información contenida sobre medicamentos en esta página es información técnica y científica, destinada exclusivamente a ser utilizada por profesionales de la salud capacitados para su debida interpretación. Las consecuencias de utilizar esta información sin consultar a un médico pueden suponer riesgos para la salud. Laboratorio Heel Chile Ltda. no se hace responsable por el uso indebido de la información contenida en esta sección.

Acepto