Qué hacer frente a trastornos del sueño asociados a estrés

Estrés

Para nadie es un misterio que dormir mal puede acarrear una serie de efectos indeseados tales como mal humor, desconcentración y falta de energía. Sin embargo, la persistencia de este problema constituye un trastorno que puede llegar a tener serias consecuencias.

Según explica la Dra. Cecilia Plaza, médico familiar del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, aproximadamente un 60% de los adultos reporta tener algún trastorno del sueño, condición que se incrementa con la edad, y genera un gran impacto en la calidad de vida. Además, es un problema que está subdiagnosticado, por lo que muchos chilenos no reciben un adecuado tratamiento u orientación para resolverlo.

“El sueño es esencial para mantener nuestra salud. Un sueño reparador determina una óptima función de todos los sistemas de nuestro organismo: del sistema inmune, de la red neurohormonal, función cognitiva , función hepática, permite la reparación de tejidos, entre otras funciones elementales”, destaca la profesional.

Favorecer un sueño reparador resulta clave a la hora de prevenir consecuencias más serias. Según explica la Dra. Plaza, “las personas con trastorno del sueño tienen un mayor riesgo de padecer ciertos problemas de salud, incluyendo dolor crónico, enfermedades cardiovasculares, cáncer, trastornos neurológicos y gastrointestinales, obesidad y diabetes. Así, se ha asociado con desregulación del metabolismo de la insulina, alteraciones del ritmo de liberación de cortisol y disfunciones del sistema inmune”. Por otro lado, se relaciona fuertemente con patologías psiquiátricas, como depresión o ansiedad.

El estrés sicológico, caracterizado por la tensión de la vida diaria, presiones y sensación de ansiedad, dificulta una buena calidad del sueño y es un factor determinante en los trastornos del sueño.

¿Qué hacer?

Si los trastornos del sueño ya se instalaron en tu vida producto del estrés, la Dra. Plaza recomienda tomar medidas para optimizar la condición de las redes biológicas que reaccionan frente al estrés, así con mejores condiciones basales, el organismo podrá responder mejor a cualquier situación estresante.

“Sabiendo que un sueño saludable está asociado a una amplia gama de factores biológicos, psicológicos, conductuales, ambientales, y de estilos de vida, el acercamiento a protegerlo debe ser amplio e integral. Para mejorar esta condición resulta fundamental revisar detenidamente los hábitos de vida y partir por identificar los principales problemas que estén generando el estrés y, si es posible, retirarlos”, explica la profesional de la U. de Chile.

Señales de mala calidad de sueño:

  • Fatiga física y mental durante el día
  • Somnolencia diurna
  • Sensación de no descanso al dormir
  • Disminución de la concentración