Infecciones respiratorias

Infecciones respiratorias

El resfrío común es la enfermedad infecciosa más frecuente en los seres humanos. Un adulto puede sufrir hasta tres episodios en un año, mientras que un niño en edad escolar puede enfermarse por esta causa hasta 10 veces en un mismo año.

En todos los casos la enfermedad sigue el mismo curso con una serie de síntomas poco agradables: estornudos, romadizo, congestión nasal, lagrimeo, irritación en la nariz y la faringe, tos y malestar general.

Aunque la mayoría de los resfríos son inofensivos, la frecuencia de las infecciones, su duración y severidad de las complicaciones puede dejar exhausto al organismo.

Virus y más virus

Los resfríos son causados por virus. Estos micro organismos se transmiten al toser, hablar y estornudar, y a menudo son transmitidos a través de las manos o al tocar elementos comunes como los teléfonos, las puertas y los teclados de los computadores. Su principal vía de acceso es a través de los ojos y la nariz.

Si bien los virus que causan resfríos están presentes durante todo el año, su efecto en el organismo humano se observa con mayor fuerza durante el invierno, debido a que por las condiciones climáticas estamos más expuestos al contagio. Permanecemos más tiempo en espacios cerrados y con mala ventilación.

Cuando nos resfriamos, el curso que sigue la enfermedad es habitualmente el mismo: una fase de incubación sin signos claros seguida por tres a cinco días en que los síntomas van empeorando, después de lo cual se desvanecen lentamente hasta completar el proceso de curación.

Es importante tener presente que el organismo tiene los mecanismos para responder a un resfrío común, pero que si nuestro sistema inmune está debilitado podemos enfrentarnos a ciertas complicaciones que incrementan el riesgo de una infección secundaria causada por otros patógenos, como una bacteria.

El resfriado común es causado por más de 200 virus diferentes, por lo que es imposible contar con un tratamiento específico para cada episodio de resfrío.

Lo que sí podemos hacer es fortalecer el sistema inmune y mejorar las defensas del cuerpo. Aunque un sistema inmunológico robusto no siempre puede prevenir una infección, se enfrenta mucho mejor y resuelve más rápido la enfermedad

Beneficios de un tratamiento biorregulador para infecciones respiratorias

La medicina natural de Heel ayuda al sistema inmune a realizar su trabajo y a activar las defensas de manera ágil y eficiente.

El planteamiento de la Medicina Biorreguladora es la "inmunomodulación", disponiendo de una serie de medicamentos de acción biorreguladora indicados para ayudar al organismo a prevenir y tratar las posibles infecciones, sobre todo de origen viral, tanto agudas como recurrentes. Así como también los síndromes post virales con la mayor seguridad y eficacia.

  • Es un tratamiento seguro y eficaz, sin interacciones descritas con otros medicamentos.
  • Gracias a su excelente perfil de seguridad, estos medicamentos pueden ser utilizados a largo plazo, lo que les hace óptimos para tratamientos tanto preventivos como sintomáticos.
  • Brindan la posibilidad de individualización del tratamiento para cada paciente, pudiendo combinar varios medicamentos de acción biorreguladora para un tratamiento integral.

IMPORTANTE: La información contenida sobre medicamentos en esta página es información técnica y científica, destinada exclusivamente a ser utilizada por profesionales de la salud capacitados para su debida interpretación. Las consecuencias de utilizar esta información sin consultar a un médico pueden suponer riesgos para la salud. Laboratorio Heel Chile Ltda. no se hace responsable por el uso indebido de la información contenida en esta sección.

Acepto