Algunas medidas especiales para cuidar la salud en verano

Aunque verano es sinónimo de calor, parece ser que la sensación cada año se hace más intensa. Por eso, es sumamente importante tomar conciencia y adoptar hábitos especiales de cuidado de la salud en esta época.

Según pronostica la Dirección Meteorológica, durante enero y febrero podría registrarse un número de eventos extremos de altas temperaturas y olas de calor por sobre lo habitual.

Además de utilizar protector solar, hay algunas otras medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo. A continuación, puedes leer algunos consejos que entrega la Organización Mundial de la Salud para protegerse del sol:

  • Evita la exposición solar directa entre las 10:00 y las 16:00 horas, ya que en ese lapso los rayos UV son más fuertes.
  • Es necesaria protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo, un índice UV de 3 o superior.
  • Aprovecha las sombras, pero no olvides que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.
  • Usa ropas que te protejan. Un sombrero de ala ancha protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello. Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar. Las prendas de vestir holgadas y de tejido tupido que cubran la mayor superficie corporal posible también protegen contra el sol.
  • Utiliza cremas con factor de protección igual o superior a 30. Extiéndela generosamente sobre la piel expuesta y repite la aplicación cada dos horas.
  • Protege a los niños. Los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos.

Si bien la principal preocupación durante el verano se centra en el cuidado externo de la piel, también es importante mantener una adecuada hidratación, idealmente consumiendo por lo menos 1.5 litro de agua al día en el caso de una persona adulta.